Prevenir y aliviar el dolor en el parto

El dolor del parto es uno de los mayores miedos de todas las embarazadas desde el mismo momento en que descubren su nuevo estado. Siempre se escuchan los relatos de mujeres que han sufrido padecimientos insoportables mientras daban a luz a su bebé y que han pasado un postparto lleno de dolores.

Sin embargo, prevenir y aliviar el dolor del parto, no puede decirse que sea sencillo, pero sí posible con un buen trabajo de fisioterapia.

¿Por qué se producen los dolores durante el parto?

Cuando el embarazo llega a su fin, el cuerpo de la mujer debe prepararse para expulsar al bebé que alberga en su interior. Para conseguirlo, se desencadena un proceso conocido como parto, que irá dilatando las paredes del cuello uterino hasta conseguir un diámetro suficiente para que el recién nacido pueda pasar a través de él.

La dilatación del cuello del útero se produce gracias a las temidas contracciones. Las primeras suelen ser bien soportables y se sienten como pequeños calambres en la zona abdominal o en el área lumbar y, poco a poco, van subiendo en intensidad y en dolor a medida que avanza el trabajo de parto.

Días o semanas antes del alumbramiento, el cuerpo se prepara para las futuras contracciones de parto con las llamadas Braxton Hicks.

Cómo puede prevenirse y aliviarse el dolor del parto

Para prevenir el dolor en el parto, lo más importante es conocer cómo funciona nuestro cuerpo y la forma en que se desarrolla el proceso del nacimiento.

Tener unas expectativas realistas y saber adaptarse si finalmente el proceso no se desarrolla como se esperaba es importante para mantener un estado mental relajado y poder poner en práctica las recomendaciones de los cursos de preparación.

Prepararse para el momento del parto es muy importante, no solo para conseguir un alumbramiento sin dolor, sino para evitar posibles consecuencias desagradables que pueden acompañar al nacimiento.

Muchas mujeres sufren desgarros o episiotomías que podrían haberse evitado con una buena preparación. Aunque, por supuesto, en ocasiones estos percances son inevitables.

Después del parto y el postparto, un gran porcentaje de madres termina padeciendo incontinencia urinaria. Este problema es más habitual de lo que se piensa y es debido, sobre todo, al debilitamiento que se produce en la zona del suelo pélvico durante el embarazo y durante el alumbramiento.

No pocas mujeres pierden cantidades, en mayor o menor medida, de orina al toser, al estornudar o al saltar por culpa de una zona pélvica fuera de tono.

La incontinencia urinaria puede corregirse y, lo que es más importante, puede prevenirse. Durante la preparación al parto, también se aconseja a las mujeres sobre cómo evitar este problema.

Es importante un buen cuidado del suelo pélvico para evitar esta y otras molestias. En 3bfisioterapia t podemos ayudar. Consultanos: 600 313 793