Dolor de pelvis y de espalda

El dolor pélvico y lumbar es muy común, sobre todo en mujeres de cierta edad. Se trata de una dolencia que, en algunos casos, puede hacerse crónico y que puede tener varias causas.A veces no llega a saberse el origen de esas molestias. Los posibles tratamientos que puedes recibir suelen ir encaminados a reducir el dolor y a mejorar tu calidad de vida.

Principales causas del dolor pélvico y lumbar

Hablamos de una afección ciertamente compleja que puede tener múltiples orígenes y, en ocasiones, ser una consecuencia de sufrir otras enfermedades. A continuación, te detallamos algunos de las posibles causas:

  • Endometriosis: Se trata de una dolencia directamente relacionada con el ciclo menstrual. Afecta al tejido que recubre el útero femenino, y que crece fuera de este.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica crónica: cicatrices que afectan a los órganos de la zona de la pelvis, que suelen venir derivados de infecciones de transmisión sexual.
  • Fibromas: hablamos de crecimientos uterinos no cancerosos, que generan presión en la zona baja de tu abdomen.
  • Problemas musculoesqueléticos: un ejemplo claro es la fibromialgia o la sínfisis púbica.
  • Factores psicológicos: depresión, estrés crónico o antecedentes de algún tipo de abuso pueden aumentar el riesgo de padecer dolor pelvico y lumbar.

El dolor pélvico y lumbar en la menopausia

Durante este período, las mujeres experimentan una serie de desequilibrios físicos y psicológicos provocados por un descenso en la producción de estrógenos. Diversos estudios determinan que los síntomas de la menopausia duplican el riesgo de cualquier dolor crónico. Se trata de una época repleta de cambios hormonales que, en ocasiones, van unidos a un aumento de peso y a la disminución de la actividad física. Todo ello puede derivar en este tipo de dolencias.

Dolor de pelvis y espalda

Dolor de pelvis y espalda

Cómo afecta el debilitamiento de la pelvis a la lumbalgia

Lo más común, cuando hay dolor en la zona lumbar, es que se trate de una sobrecarga en la musculatura lumbar. En cambio, existen otras causas, como hernias discales, protusiones o debilitamiento del suelo pélvico. La pelvis ejerce un papel de continencia a los órganos pélvicos, por lo que, si la zona está débil, puedes caer en enfermedades más graves. Es por ello que debes hacer un tratamiento completo de toda la musculatura implicada en la estabilización lumbar y pélvica.

En esta ocasión, te aportamos información acerca de posibles soluciones al dolor pélvico y lumbar:

  • Ejercicios de estabilización lumbo-pélvica.
  • Prácticas físicas de potenciación de musculatura del suelo pélvico, transverso y multífidos.
  • Reeducación postural.
  • Automatismo perineal para integrar la contracción del suelo pélvico y del transverso.
  • Electroestimulación.
  • Diatermia para tratar el dolor lumbar.
  • Técnicas comportamentales.

En conclusión, si cuentas con toda la información acerca del dolor pélvico, puedes conocer mejor sus causas y síntomas. Eso te hará ser consciente de que puede haber un problema, y de que tienes que ponerte en manos de profesionales para darle solución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *