Acercamiento a la incontinencia urinaria masculina: causas y tratamientos

Desde un punto de vista médico definimos la incontinencia urinaria en el varón como toda aquella pérdida de orina que se produce de manera involuntaria. El envejecimiento de la población es uno de los factores que más influye en el aumento de personas que sufren esta afección. Pero no es un problema exclusivamente de salud en personas mayores, ya que más de 700.000 mil hombres menores de 65 años la padecen.

Además, no solo es un problema médico, sino que limita la autonomía de la persona que la padece. Así como el origen de las distintas pérdidas de orina es diferente, los tratamientos para mejorar cada una de ellas también lo son.

Principalmente podemos clasificarla en los siguientes tipos, según el origen y los síntomas.

Tipos de Incontinencia Urinaria Masculina

1. Incontinencia urinaria de esfuerzo. Asociada a un esfuerzo físico que produce un aumento de la presión en el abdomen como reír, correr, andar, toser o estornudar. Aumenta la presión en la vejiga urinaria, lo que hace que la uretra no sea capaz de contenerla.

2. Incontinencia Urinaria de Urgencia. Se produce cuando la persona siente un deseo irrefrenable de miccionar, esta sensación es súbita y la persona no puede evitarla; es consecuencia de la contracción del músculo de vesical. Y las causas pueden ser las enfermedades neurológicas o ser idiopática, es decir, de origen desconocido. Pero también puede deberse a otras causas, como la estenosis uretral que es un estrechamiento anormal de la uretra. También puede estar producida por una intervención quirúrgica. Es la forma más común de este problema de salud en los hombres mayores de 75 años.

3. Incontinencia urinaria continua. En la que hay una pérdida de orina continua y sus causas suelen estar relacionadas con una fístula en la uretra o un déficit interno de la anatomía de la propia uretra.

4. Eneuresis Nocturna. La persona tiene pérdidas involuntarias durante el sueño.

5. Incontinencia urinaria inconsciente. Las pérdidas de orina no se producen después de la sensación irrefrenable de miccionar o por aumento de la presión. Puede estar causada por una obstrucción en el tracto inferior urinario, por ejemplo, obstrucción de la próstata o por factores neurológicos.

6. Incontinencia por rebosamiento. En ocasiones la vejiga no puede vaciarse completamente y por este motivo tras orinar sigue produciéndose un goteo.

No solamente debemos diagnosticar este problema cuanto antes para que podamos aplicar los tratamientos más efectivos, sino que es necesario hacer una valoración de la severidad de la misma, en cada caso.

Enumeración de las causas más frecuentes

1. Problemas propios del aparato urinario, ya sean neurológicos o musculares.

2. Problemas relacionados con la presión abdominal.

3. Obstrucciones de causas u orígenes diversos.

4. Debilidad de los músculos del suelo pélvico o uretrales.

5. Problemas debidos a ciertas circunstancias temporales como infecciones, reposos largos en cama, estreñimiento grave u otras.

6. Enfermedades como esclerosis múltiple, cáncer de próstata, daños en los músculos del suelo pélvico por radiación tras un tratamiento, Alzheimer u otras.

7. Fármacos que producen incontinencia urinaria como efecto secundario.

El tratamiento médico y la fisioterapia

Existe tratamiento farmacológico para aquellos casos en los que el factor neurológico es el causante de la incontinencia. Si la causa principal es una obstrucción, la cirugía puede ser el tratamiento principal. En todo caso, estos tratamientos deben ser valorarlos por un especialista.

En todos los casos es relevante introducir cambios de hábitos mediante un diario miccional para reeducar la vejiga. En este se apuntan las ingestas de líquidos, la alimentación, la frecuencia con la que se orina y los medicamentos que está tomando.

Impartimos unas medidas fisioterapéuticas ,desde nuestra consulta en ensanche de vallecas, que consisten en una serie de intervenciones específicas:

1. Rehabilitación de suelo pélvico en Madrid. La incontinencia en hombres se puede tratar con rehabilitación similar a la usada con las mujeres. Es un entrenamiento de la musculatura por medio de técnicas específicas, incluyendo las contracciones de Kegel. A pesar de que la anatomía es distinta, la contracción de los músculos de suelo pélvico se realizan de manera similar en los hombres. Se aprende a identificar los músculos, se contraen cumpliendo unos requisitos como la posición, duración y las repeticiones. Es aconsejable recibir atención de un profesional.

2. Estimulación eléctrica. Es el uso de la electroterapia en la zona perineal. Ayuda a mejorar la fuerza y el tono de la contracción muscular del suelo pélvico, lo que permite mejorar la incontinencia. Es una técnica indolora.

3. Biofeedback. Para aquellas personas que no saben o no controlan la contracción de los músculos del suelo pélvico. Se basa en recibir un estímulo visual, eléctrico o sensorial cuando se realizan el entrenamiento correcta o incorrectamente. De esta manera, se identifican los músculos y se rehabilitan adecuadamente.

La incontinencia urinaria es un problema que debemos reconocer de manera temprana para realizar las intervenciones precoces y adecuadas. Mejorar este problema de salud es posible aplicando diversas técnicas. En 3bfisioterapia.es Mejoraremos la calidad de vida de la persona, así como su autonomía y autoestima.